Duelo y pérdidas afectivas

Plaça Lluís Perpinyà 8. Granollers.
Tel: 93 010 7188

Duelo y pérdidas afectivas

Visita informativa gratuita
​La pérdida de un ser querido es una experiencia dolorosa. La pérdida desencadena un proceso de duelo que puede afectar al bienestar psíquico, emocional y físico de la persona, afectando a la propia identidad y las relaciones sociales y laborales, provocando la necesidad de la creación de una nueva relación con el mundo. Asumiendo nuevos roles personales y reordenando los huecos creados, debemos construir un puente entre nuestra vida pasada con la persona perdida y nuestro futuro. Así, el duelo se convierte en una etapa de transición donde debemos resituarnos y redefinirnos.

Durante este proceso de duelo, las personas podemos pasar por diferentes momentos, desde la confusión de no entender que pasa, al enojo o angustia, pasando por sentimientos de nostalgia, tristeza, sensación de abandono o incredibilidad, hasta que asumiendo la nueva realidad, rencontramos nuestro proyecto vital. La necesidad de reorganizar nuestra vida a todos los niveles después de una pérdida, es un hecho natural, que no tiene porque comportarnos ninguna patología. 

Es cuando la aceptación de la pérdida afectiva no llega y la persona no es capaz de reorganizar su vida y de construir un nuevo proyecto personal, cuando nos podemos encontrar ante un duelo patológico y la necesidad de hacer un acompañamiento psicológico en este proceso. 

Podemos detectar este duelo no elaborado, no finalizado: cuando la vida de la persona sigue girando en torno a la persona muerta; cuando hay sentimientos de culpabilidad por la muerte de la persona amada; cuando el tiempo va pasando y el sentimiento de tristeza, desesperanza, desamparo, por la pérdida no mengua; cuando hay apatía y poca motivación para retomar las actividades del día a día o cuando al cabo del tiempo de la pérdida, resulta difícil establecer nuevos vínculos afectivos con otras personas. 

Es ahí donde el acompañamiento psicológico puede ayudar a la persona a superar esta etapa de transición, construyendo un puente entre lo que ha sido nuestra identidad, nuestra vida pasada con la persona amada perdida y nuestra nueva vida sin ella.
Share by: